jueves, 8 de diciembre de 2011

PEÑA NIETO TIENE TODA LA RAZÓN (2)

Porque no debe confundirse la gimnasia con las magnesia. Por ejemplo, se puede decir: Turner o Rembradt han infuenciado a un pintor, pero eso no significa que uno viva como ellos.
Hay que poner límites y llamar al pan, pan y vino al vino. La influencia de los artistas llévala a tu obra, no a tu vivir. No hay que ser estúpido. No tienes que drgarte como Hendrix, para tocar como él, no tienes que ser un neurótico como Caravaggio para admirar lo que pintó. Rescata lo bueno.
Hoy en día existe una plaga horrible que es tan nociva como la poesía, porque nos llena la cabeza de taras: el cine. Por culpa de este arte menor, nos creemos idioteces como el amor, el heroísmo, la amistad, la esperanza, etc.
Por eso no hay que ver películas.

No hay comentarios: