jueves, 24 de septiembre de 2009

Divas de provincia

Los incipientes bícepes de un perro escuálido son el ego del artista menor. Ladrando, con chillido seco, a la complexión titánica de un mastín.

No hay comentarios: