jueves, 7 de mayo de 2009

MANIFIESTO

Dejarse tomar fotografías mientras uno pinta, es pornografía. Uno es engendrado a través del sexo, acto-alarido de obsequiosos y salvajes delectaciones. Y éste necesita PRIVACIDAD, asistir a ello por medio de imágenes o videos, es la grafía del exhibicionismo. Un acto de creación artística es lo mismo. No volveré a dejar que alguien me fotografíe mientras pinto: lo que importa es el RESULTADO FINAL. Lo demás es perversión, entrometimiento en lo que no le corresponde en absoluto al espectador.

No hay comentarios: