jueves, 20 de noviembre de 2008

DESTINO CLAUSURADO REVISITED

DESTINO CLAUSURADO. Óleo sobre tela, 60 x 40 cms

Aunque no es un retrato ultrarrealista, terminado en 2008, “Destino Clausurado” viene de la experiencia en laboratorios médicos donde me metían catéteres para sacarme sangre. Pero la idea creció más allá, y a medida que me iba adentrando en la obra del pintor mexicano Enrique Guzmán (1952 – 1986), la composición de esta pintura cobró vida propia y se transformó en un homenaje a su legado. El color azul cerúleo claro del fondo está elegido adrede para transmitir calma. Para contrastar con el dolor que se siente en el brazo, pese a que la mano es evidente que no está en una posición tensa, sino reposada. Es decir, representando la resignación, la calma, precisamente, dentro del desastre. Pero la sangre está ahí, al fondo, en un brochazo violento. El título fue lo más poético para darle nombre digno al cuadro, “clausurado” pensando en todas esas obras truncas de tantos artistas (escritores, toreros, pintores) que se quedan en el camino.

No hay comentarios: