sábado, 8 de noviembre de 2008

Bilinda Butcher 2008, óleo sobre tela, 70 x 50 cms. Precio: $ 3, 200


Estoy muy orgulloso de este retrato de la bajista de My Bloody Valentine. Fue mi símbolo sexual durante muchos años. Mi satisfacción es técnica y por toda la sensualidad que este cuadro evoca para mí: la cara de la mujer es sumamente fiel: los ojos tristones y las facciones finas. Aunque el cuerpo está algo estilizado, no importa mucho. Lo que sí cuenta son los matices y todos los colores de la piel. De todos los claroscuros que he hecho, éste está llevado al extremo. Los dobleces de la falda, los relieves hechos adrede en las botas, la luz salpicada de amarillos. Todo es de una gran sensualidad para mí. Hasta ahora, es el único cuadro que ha sido ejecutado gracias a un sentimiento de deseo puro. Los pies están indefinidos porque es como una manera de recordarme lo inalcanzable, pero sobre todo porque es influencia directa de la pintura norteamericana contemporánea que consulto frecuentemente cuando trabajo.

No hay comentarios: